Mentiría si dijera que ya logré olvidarme de ti

Caminando amor

Mentiría si dijera que ya logré olvidarme de ti, de tus ojos, de tu risa penetrante, de tu suave piel, de tu rostro, de la forma en que recorrías mi piel y mi cuerpo entero de cabeza a los pies.

Jamás lo logré a pesar de las largas horas en el psiquiatra, del medicamento, de las limpias contra el mal de amores. A pesar de todo no te fuiste, y te lo agradezco. Te lo agradezco porque sería cobarde actuar como si ya no existieras. Sería cobarde andar por la vida sabiendo plenamente que por convicción propia te saqué así como así, que te solté de la mano y me olvidé de ti, de los sueños, de la vida que tanto imaginamos.

Mentiría si dijera que dejé de verte en todos lados: en el parque, en la casa, en mi cama. Mentiría porque la verdad es que sigues en cada rincón de mi ser. Despierto tranquilo en las mañanas y te siento presente clavada dentro de mí, y no es dolor sino placer, alegría porque dentro, muy dentro, sé que jamás intenté borrarte de mi memoria. Me aferré al calor de tu cuerpo inexistente y no te dejé ir. Te besé la boca en silencio mientras murmurabas un nombre que jamás logré descifrar, y arañé en tu espalda con fuerza mis ganas enteras buscando arrancarte de ahí la receta para la felicidad.

Mentiría también si dijera que no te veo en ella. Cuando estoy con ella sujeto su mano y siento que tomo la tuya y cuando nos besamos mi estómago se convierte en bosque y en el bosque corre el viento y las mariposas son pequeños impulsos de intensidad y éxtasis y mi ser no descansa y tiembla y te respira y tu aroma es igual que el de ella… y cuando ella me mira te lo juro por Dios que siento que me miran tus ojos y cuando ríe siento que me inunda tu risa y cuando me toca siento que toco tu piel y hasta veo en ella tu rostro: la silueta perfecta de tu nariz, el perfil delicado de tus labios; y cuando habla… cuando habla siento que escucho tu voz y los escalofríos son viejos conocidos y ella me entiende igual que tú; me escucha y hablo como cuando me escuchabas tú, sin esperar nada a cambio y sin agobiarse pregunta y con interés analiza mis absurdos y monótonos días.

Y yo. Yo soy igual con ella que como fui contigo. Yo soy Yo, plenamente y sin esconder nada. Con mis pocas virtudes y mi montón de errores. Con mis estúpidas bromas y mis celos y mis ganas de tenerla siempre, de tenerte siempre.

Pero no mentiré, porque siendo sincero desde el momento en que te imaginé y dibuje en mi mente el supuesto llamado tú, supe cómo sería el amor de mi vida, y por no olvidarme de ti jamás dejé de buscarlo, y por jamás dejar de buscarlo, en ella… en ella por fin lo encontré.

More

No sé qué me gusta tanto de ti

Beso Ojos color sol

No sé qué me gusta tanto de ti,
si es tu sonrisa o son tus ojos
y cómo me miran lento y ríes
y sueño cuando estamos solos.

No sé si es tu boca o tus labios,
o si es sólo por cómo me besas,
y en silencio susurras y gritas
mi nombre cuando te entregas.

No sé si es que al verte miré
tu cuerpo o tal vez tu cintura,
e imaginé tu mano sobre la mía
y la mía recorriendo tu figura.

No sé si es el sabor de tu cuello
cuando te beso pulgada a pulgada,
y el terremoto en tus piernas y piel
y cómo aparece y se va de la nada.

Quizá no son tus ojos ni tu sonrisa
ni son tus labios o cómo me miras.

Quizá no es tu silencio ni tu figura
ni es el sabor de tu cuello o su dulzura.

Siendo sincero no sé qué parte de ti,
o dentro de ti, puso mi Norte en el Sur.
O sólo es quizá que lo que me gusta de ti
no es un qué, o un algo, sino Tú.

More

Me pasas

Typewriter

Me pasa tu palabra coqueta
rozando mi piel indiscreta.
Y sólo necesito escucharte
y mi tranquilidad se inquieta.

Me pasan de vez en cuando
tu boca, tu risa y tus ojos.
Y así me recuento de pies a cabeza
las huellas de tus labios rojos.

Me pasa intentar desnudarte,
lento, como estudiándote.
Y entonces te descubro a ti,
hermosa maravilla del arte.

Me pasa entonces que nada pasa
y sólo pienso en tu rostro.
Y platico conmigo de mí, de ti,
y de ese supuesto llamado nosotros.

Me pasa tu voz rompiendo el silencio cuando me levanto.
Y yo me pregunto ¿qué es lo que me pasa y por qué te adoro tanto?

Me pasa que mientras la vida pasa también me estás pasando tú.

Eso es lo que me pasa.

More

Tu nombre es

Handwriting

Tu nombre es torbellino, o así es como te siento,
robándome el aire y lo que me falta de aliento.

Tranquilo –me dices–,
que sólo vengo a hacerte el amor y después me retiro.

Me lanzas un beso certero, preciso.
Tus labios como una bala,su pólvora como un hechizo.

Eres como el viento, sereno y sencillo.
Sin anunciar tu llegada me revientas el juicio.

Así pasa hoy y mañana, así fue anoche y antier;
pensándote en cada minuto, cada velada, cada amanecer.

Quiero entenderte a ti aunque tú no lo hagas,
comprenderte los miedos,tus ojos, tus ganas.

Quiero entenderte a ti, aunque tú no lo hagas.

More

Abril

500 Days of Summer

Hoy no quiero escribirte lágrimas en las mejillas ni quiero inundar de pesadillas mis letras. Hoy quiero hablar de ti y de mí pero no de mí sin ti porque ya fue suficiente. Ya no estoy para eso.

Quiero hablarte tan sólo al oído sobre aquel miércoles de abril cuando por primera vez te vi sentada en una banca de la plaza que poco tiempo después se convertiría en nuestro lugar. Quiero dibujar en esta libreta tu cabello liso, castaño-casi-negro, y la silueta del perfil de tu rostro mientras le sonreías a un tal no-sé-quién y de reojo tus sueños y anhelos volteaban hacia acá como buscando juntarse con los míos.

Hoy quiero recordar tu primer día frente a mí, conectando palabras conmigo como dos piezas a la medida de un puzzle que sólo nosotros conocemos. Quiero sentir tus abrazos y repasar por mi espalda ese escalofrío repentino que me recorrió al tomarte de la mano y por fin sentirme vivo. Quiero escribir en estas hojas acerca de tu sonrisa color verano y de cómo con ella llegaste a mi vida de manera tranquila, silenciosa, hasta que un estruendo rompió con la monotonía absurda de mis días.

Hoy quiero tomarte nuevamente de la cintura y verme reflejado en tus ojos marrones, profundos, rodeados de aquella luz que ni siquiera sabía que existía. Quiero subirme al coche y conducir a tu lado, siempre atento a la posición de tu cuerpo: tu cara un poco inclinada, tu brazo recargado en mi asiento y tus dedos caminando lentamente de mi cabello a mi cuello, mientras yo te robo el aliento. Quiero saborear tus labios crema después de correr tras de ti por la oscuridad de la calle, como en esas películas que ya no se hacen, hasta lograr alcanzarte y de un giro plantarte en la boca mis ganas sedientas de amar.

Hoy quiero olvidar la fugacidad de nuestra historia y cambiarla por ese instante infinito en el que provocabas un gesto en tu rostro cuando al final de cada palabra pronunciabas un poco de música y dejabas entrever tu divertida forma de hablar.

Justo ahora lo único que quiero es llenarme de ti y de nosotros, porque ayer, sin esperarlo y después de tanto tiempo sin verte, dormí soñando con tu nombre, tu rostro y tu voz, y hoy me desperté sonriendo con este deseo inmenso de escribir-te.

More

Sólo por hoy

Typewriter

Sólo por hoy deséame un poco más;
derrite tus labios de cera en mi cuello
mientras yo me lleno de pena y de angustia,
y al miedo le robo tus ganas de amar.

Sólo por hoy regálame algún suspiro;
dame tu aire y besos, caricias y viento,
ilustra mis pasos con sed de tu cuerpo
y dame entre noches motivos perfectos.

Sólo por hoy junta mi vida a tu vida,
mis días, tus días, mi boca a tu boca;
muerde en mis labios tus manías completas
y sacia sin miedo el temblor de mis piernas.

Sólo por hoy atraviésanos los mares,
los míos de tierra y los tuyos de bosque;
devuélveles agua, devuélveles aire,
e indúndame todo el tiempo que te tome.

Sólo por hoy arráncate el corazón,
haz que tus latidos me griten mi nombre;
que haya ninguno, que sólo sea yo,
y que al exclamar mi nombre no te asombres.

Sólo por hoy o por lo menos ahora,
antes de que se extinga la flama de
este segundo en que mi boca te nombra.
Sólo por hoy ámame, porque antes de hoy jamás supiste hacerlo.

More

Despierto y en mis ojos una lágrima grita tu nombre: esa lágrima inextinguible que desliza mis ganas hasta llegar a mi boca, acompañada del infinito deseo de que tú vuelvas a ser tú; de que vuelvas a ser esa especie de manía por contar los minutos que le faltan al reloj para verte, aunque fuere en mis sueños.

El sabor de tu vida se desvanece en mis labios; la manera de ser tan única y tan suficiente, tan necesaria como los rayos cobres que desprenden de tu cielo; los pequeños cráteres de tinieblas que escondes en tus mejillas.

Tu nombre suena como nostalgia pura, como un fresco de la ingenuidad y satisfacción de los cientos de segundos, nuestros segundos.

Tu voz. Tu sonrisa. Tu todo.

Eres tú, y eras tú, y me acostumbraste siempre a ser tú, y ahora que tú ya no eres no encuentro otra cosa más que ser nada .

More

De tu adiós y cosas peores

Me miro en tus ojos y el mundo de pronto es nada.
Apago mis ganas y extingo ese ímpetu de sentir tu mano y no soltarla.
Recorren mi piel tus besos pero no existen.
Intento en vano olvidar que te fuiste.
Sonrío al presente pero el pasado me abruma.
Oculto tu nombre detrás de la luna.
La misma luna. El mismo cielo.

Te veo frente a mí y tus labios se mueven sin hablar palabras.
Por fuera eres la misma pero no te conozco.
Y te busco y repaso mis recuerdos.

Qué diferentes son las cosas hoy que te irás, sentados en el mismo lugar en donde fuiste mía por primera vez. Sé que te vas ahora y por dentro mi alma grita esperando que me escuches. Veo el color de tus iris y me inundo de angustia; y quisiera regresar los días, reparar los daños, revivir al sentir tu boca y conquistarla una vez más. Te despides de mí pero no te mueves. Y te abrazo. Y me abrazas. Te aprieto fuerte y me aprietas fuerte. Respiro tu aroma y me enamoro de ti. Y no te dejo ir. Y no me dejas ir. En ese momento es octubre y es cuatro. Te abrazo como te abracé aquel día para no perderte. Tomo aire para llenar mis pulmones de ti. Deseo morir para no desprenderme de tu esencia y así tenerla conmigo por siempre. Y te abrazo. Y me abrazas. Y no te dejo ir. Y no me dejas ir. Te beso en la mejilla. Otra vez. El tiempo se vuelve infinitamente corto. Persigo los segundos que se me escapan. Sé que quizá no vuelva a verte jamás, ni a tenerte, ni a besarte. Me separo de ti. Justo entonces me tomas. Y te abrazo. Y me abrazas. Y no te dejo ir. Y no me dejas ir. Vuelvo a respirarte y me vuelvo a enamorar. Llegó la hora. Hoy te marchas y no volverás, mientras yo me quedo solo con la impotente memoria de nuestros días. Y te veo ahí de pie frente a mí, tan hermosa como cuando entraste en mi vida y me atrapaste con tu sonrisa. Y hago lo posible por regresar ahí pero desaparezco en el intento. Y veo tus labios y de pronto tengo sed de ellos.Y te beso. Y te abrazo.Y te respiro. Y no te dejo ir. Y me besas. Y me abrazas.Y me respiras.Y me dejas ir.

More

Día uno

Me despierto en la madrugada por octava vez y tu recuerdo en mis sueños me engaña a pensar que todo está bien.

Tic. Tic.

El reloj no se detiene. Salgo al balcón y afuera sigue oscuro. El cielo pareciera estar en el equilibrio justo entre la noche y el día. No hay estrellas, y no sé si volverán.

Tic. Tic.

En un pestañeo pasaron dos horas, mil horas. Intento dormir para verte y me despierto nuevamente ansioso.

Tic. Tic.

Imagino en donde estás, pero no te encuentro. La cama gira alrededor mío y en momentos siento que se me escapa el aire en un suspiro. Y pienso y fantaseo y siento que se desprende de mí para ir contigo. ¿Lo sientes?

Tic. Tic.

Afuera el mundo ya amanece pero aquí todo sigue dormido. Reviso inutilmente mi celular sólo para ver que él también te extraña.

Tic. Tic.

Un beso de tu boca se resbala por mi cuello y baja al infinito. Te siento aquí tan cerca y mis brazos no te dejan ir. Susurro unas palabras a tu oído pero nada escuchas, mas sé que lo grito, y en cada letra que se desarma va mi vida intentando buscar tu sonrisa. Y culpo al tiempo sabiendo éste que soy yo el equivocado. Y discuto con él, pero sólo dice Tic. Tic.; y no me quiere oír, y mientras más hablo el sólo dice Tic. Tic. Sus palabras son tan cortas y precisas que intento hablar su idioma y digo Tic. Tic.; pero se detiene el reloj para ya no avanzar. Seis veinte.

More

Ser

Soy tus sonrisas, tus besos, tu mirada, tu voz, tu cabello, tus labios, tu distracción, tu admirador, tuyo.

Eres mis secretos, mis sueños, mis suspiros , mis silencios, mis murmullos, mis palabras, lo que no esperaba, mi vida.

More