Category: Poesía

Mahahual

Nunca me sentí tan yo hasta el día en el que me volví uno con el mar. Aún recuerdo la sensación de la arena tocando las plantas de mis pies. Aún recuerdo respirar y sentir la sal merodeando en el aire. Aún recuerdo la temperatura del agua, esa tibieza tan linda y perfecta en la que el cuerpo de pronto se olvida de sus fronteras y comienza a sentirse infinito. Aún recuerdo la luz del sol, de ese sol que pasa todo el día intentando encontrar la manera de quedarse por siempre en el horizonte, buscando llenar el cielo de más atardeceres, y no se rinde, y se aferra, y aunque todas las noches fracasa, al día siguiente abre los ojos y de nuevo lo vuelve a intentar. Y las olas, con su golpeteo tan característico, ese que pareciera ser una repetición de lo mismo, hasta que por una vez en la vida cierras los ojos y detienes el tiempo, tan solo un segundo, y en ese instante el oído se afina tanto, al grado de encontrarle a cada ola su singular manera en la que suena al chocar.

En unos momentos quería hundirme, en otros flotar, romperme en la arena, yo quería volar. Y dentro de mí sentí cómo mi corazón latía cada vez más lento, hasta que ya no lo pude escuchar. Todo se detuvo a mi alrededor, y aunque el sol se quedó inmóvil, por primera vez sentí su calor. Y pensé en mí, pensé en ti, y pensé en nosotros. Pensé en lo mucho que estaba aprendiendo sobre el amor, sobre la vida, y sobre otras tantas cosas… y pensé en tu sonrisa, en tu boca, en el tiempo que me llevó entender que con prisa, o sin ella, a cada cual le llega lo que le toca. Creo que así es como llegaste, porque si te soy sincero no era lo que esperaba: partir con el freno puesto sabiendo que esto algún día expiraba. Después de tanto desmadre en mi corazón, creo que eso no era lo que necesitaba. ¿Para qué la forzaba?

Respiro profundo, mientras el agua a mi alrededor de nuevo sigue su rumbo. Por dentro siento cómo mis pulmones crecen y me inflan el pecho, y me siento completo, me siento con paz, con esa paz que sentí el día que te vi en aquel café. A pesar de mis inseguridades. A pesar de mis fobias sociales. Si te soy sincero, siento que tú te volviste esa prueba que necesitaba experimentar. Necesitaba aprender que soy capaz de tomarme las cosas más despacio, que puedo pararme a respirar. Que está bien de vez en cuando dejar de pensar en mañana, y disfrutar lo que hoy me toca disfrutar. Por eso guardo en mi mente tantas fotos: de lugares especiales contigo, de ratos tontos. Encontré en cada segundo a tu lado una oportunidad de parar el tiempo y aprender a observar la vida pasar. Alguna vez te lo dije, y lo sostengo: de verdad te agradezco por esto, aunque nos dure lo que nos tenga que durar. Que el tiempo se vuelve infinito solamente cuando lo dejas de pensar. Así aprendí a dejar de sentir los días contigo como uno menos, y comencé a verlos como uno más. Dejé de voltear a ver el reloj: platicando juntos, de ti, de mí, de tus sueños y de los míos, y escucharte se volvía eso que yo esperaba con ansias toda la semana, no solo por lo que decías, sino por cómo te expresabas, porque sé que tú no te puedes dar cuenta de eso, pero cuando hablas de las cosas que te apasionan hay algo que se enciende en tu mirada, como si reflejara tu alma, aunque a veces me la escondas, y en lugar de verme a los ojos voltees nerviosa hacia abajo cuando me hablas… aunque me digas que ya hablaste mucho, que si fueras yo, te callaba.

Así, sin darnos cuenta, las horas volaban, hasta que ya era demasiado tarde y me decías que estabas cansada. Y aún faltaba mi instante favorito: besarnos al despedirnos lo era, lo admito. Poder sentir que todo pasa a segundo plano, sentir que me derrito, como si tus labios fueran esa órbita en la que gravito. Y al despedirnos finalmente me tocaba aterrizar, y pensar en cuál iba a ser el siguiente lugar al que te querría invitar. No terminaba ni siquiera de pensar, cuando abrías la puerta nuevamente y me pedías un último beso en la frente, y te decía “detente, mejor bésame lentamente, quiero grabar este instante para siempre en mi mente.” Y te reías de mí, y yo de ti, y los dos de nosotros… Y entonces te vas. De la puerta de mi coche a tu casa cuento los veinte pasos que das, hasta que subes un par de escalones que a menudo sueles brincar. Atraviesas la puerta, hasta no verte más. “Buenas noches. Duerme bonito. Acabo de llegar”.

El mar tiene algo especial ¿no lo crees? Es tan finito e infinito a la vez, como si tuviera una capacidad enorme de limpiar a uno por dentro, aunque solo durante un corto tiempo. Después hay que salir, que la vida sigue y no se va a parar. Y así, mientras abro los ojos, escucho de nuevo a las gaviotas volar. Y te veo aquí, de frente, sonriendo, extendiéndome tu mano e invitándome a nadar. “Volvamos a la orilla. Sentémonos entre la gente. Veamos caer el sol.” Y yo, por dentro, sintiéndome el más afortunado de que existamos tú y yo.

More

Ámsterdam

Hoy quiero desconectarme del mundo y dedicar mi tiempo solo para ti. Quiero salir a caminar por Ámsterdam tomado de tu mano y pretender que los atardeceres en los canales son una rutina nuestra más, como si nos conociéramos de toda la vida y al mismo tiempo existieran tantas cosas que preguntar. Es que contigo todo se siente nuevo y cada respuesta es un planeta desconocido en el cual aterrizar, y al sentir tu mano rozando la mía me transporto tantos años atrás: contigo soy un niño de ocho años descubriéndote poco a poco y siempre queriendo saber un poquito más.

Gracias por acompañarme en la carretera cuando la monotonía de la vida nos orilla a improvisar, por reírte de mis locas ideas y jamás tener miedo a intentar, por enderezar mis días cuando te me acercas a besar, aunque a veces en tu recorrido hacia mi boca sueltes esa pequeña risa que me hace dudar. Gracias por enseñarme a bailar, por sincronizar mi vida a la tuya y siempre empujarme a probar, por recorrer con tus yemas mi cuerpo y hacerme sentir que mi piel comienza a explotar, por hablarme al oído y hacerme las piernas temblar, por despertarme siempre a la misma hora de la madrugada preguntándome si te puedo abrazar, por amanecer conmigo y todos los días llenarme de ganas de repetirlo una vez más. Gracias por invitarme a ser parte de tu vida, aunque nos dure lo que nos tenga que durar. Que el tiempo se vuelve infinito solamente cuando lo dejas de pensar, que a tu lado no importa el reloj mientras estés conmigo y juntos veamos la vida pasar. Gracias por ti, por esto, por todo… gracias por hacerme sentir que contigo es el único lugar en donde quiero y debo estar.

More

Paso a paso exploro tu piel morena

Paso a paso exploro tu piel morena,
sin preguntas, me deslizo sin prisa.
Como vil caminante o montañista,
buscando una vista que te desvista.

Algún poro nuevo, algún descubrimiento,
un salto al vacío que adueñe tu aliento.

Me enredo en tus trampas, en tu cariño,
me ahogo en tu cuerpo medio intranquilo.
Me muero de a poco y no lo consigo,
huir de ti, pero quedarme contigo.

Alguna brazada en tus ojos profundos,
o un rastro de ti y de tu aroma al desnudo.

Y no he probado tu voz, o tus palabras,
no he visto tus besos… de ti no sé nada.

Eres bocetos de un pasado arcaico,
eres las risas que aún no he olvidado.
Reloj futuro, escalera al espacio,
tú siempre serás mi encuentro sagrado.

More

Te dedico esta tinta rasgando el papel

.
.
.
Escucho en silencio el ir y venir de tus pies mientras paseas lentamente,
escribiendo tu historia y la mía en cada minúsculo rincón de mi mente.

Con el puño arrebato impotente una caricia tuya y la junto a mi alma,
y fuerte palpitan tus labios hablando y gritando y diciéndome nada.

Tranquilo y entonces despacio te revuelco en mis ojos,
y nadas después por mi cuerpo, palpitando de rojo.
Ardiendo recorres mis venas y eres como mi sangre:
me llenas de aire la vida y devoras mi hambre.

Te dedico esta tinta rasgando el papel, ¿y para qué?
Si ya invades y habitas mi cama, y en un mismo respiro,
suspiro persiguiendo con ansia el momento de verte,
olvidarme del tiempo y existir como uno, por siempre.

More

No sé qué me gusta tanto de ti

Beso Ojos color sol

No sé qué me gusta tanto de ti,
si es tu sonrisa o son tus ojos
y cómo me miran lento y ríes
y sueño cuando estamos solos.

No sé si es tu boca o tus labios,
o si es sólo por cómo me besas,
y en silencio susurras y gritas
mi nombre cuando te entregas.

No sé si es que al verte miré
tu cuerpo o tal vez tu cintura,
e imaginé tu mano sobre la mía
y la mía recorriendo tu figura.

No sé si es el sabor de tu cuello
cuando te beso pulgada a pulgada,
y el terremoto en tus piernas y piel
y cómo aparece y se va de la nada.

Quizá no son tus ojos ni tu sonrisa
ni son tus labios o cómo me miras.

Quizá no es tu silencio ni tu figura
ni es el sabor de tu cuello o su dulzura.

Siendo sincero no sé qué parte de ti,
o dentro de ti, puso mi Norte en el Sur.
O sólo es quizá que lo que me gusta de ti
no es un qué, o un algo, sino Tú.

More

Me pasas

Typewriter

Me pasa tu palabra coqueta
rozando mi piel indiscreta.
Y sólo necesito escucharte
y mi tranquilidad se inquieta.

Me pasan de vez en cuando
tu boca, tu risa y tus ojos.
Y así me recuento de pies a cabeza
las huellas de tus labios rojos.

Me pasa intentar desnudarte,
lento, como estudiándote.
Y entonces te descubro a ti,
hermosa maravilla del arte.

Me pasa entonces que nada pasa
y sólo pienso en tu rostro.
Y platico conmigo de mí, de ti,
y de ese supuesto llamado nosotros.

Me pasa tu voz rompiendo el silencio cuando me levanto.
Y yo me pregunto ¿qué es lo que me pasa y por qué te adoro tanto?

Me pasa que mientras la vida pasa también me estás pasando tú.

Eso es lo que me pasa.

More

Sólo por hoy

Typewriter

Sólo por hoy deséame un poco más;
derrite tus labios de cera en mi cuello
mientras yo me lleno de pena y de angustia,
y al miedo le robo tus ganas de amar.

Sólo por hoy regálame algún suspiro;
dame tu aire y besos, caricias y viento,
ilustra mis pasos con sed de tu cuerpo
y dame entre noches motivos perfectos.

Sólo por hoy junta mi vida a tu vida,
mis días, tus días, mi boca a tu boca;
muerde en mis labios tus manías completas
y sacia sin miedo el temblor de mis piernas.

Sólo por hoy atraviésanos los mares,
los míos de tierra y los tuyos de bosque;
devuélveles agua, devuélveles aire,
e indúndame todo el tiempo que te tome.

Sólo por hoy arráncate el corazón,
haz que tus latidos me griten mi nombre;
que haya ninguno, que sólo sea yo,
y que al exclamar mi nombre no te asombres.

Sólo por hoy o por lo menos ahora,
antes de que se extinga la flama de
este segundo en que mi boca te nombra.
Sólo por hoy ámame, porque antes de hoy jamás supiste hacerlo.

More

cielo de un solo color

Festival del globo

Me gustas.
Me gustan tus besos,
siempre en el momento.
Me gustan tus abrazos,
tan cálidos, tan perfectos.

Me encantas.
Me encanta tu voz,
como acaricia mi oído.
Me encanta tu ímpetu,
tan dulce, tan distraído.

Me fascinas.
Me fascinan tus ganas,
siempre ahí, permanentes.
Me fascina tu sonrisa,
alegre, constante.

Me enloqueces.
Me enloquecen tu aroma,
tu piel, tu pelo.
Me enloquecen tu boca,
tus ojos, tus celos.

Me matas.
Me matan tus dudas,
tu inseguridad.
Me mata tu desconfianza,
tu frialdad.

Me gusta tanto quererte.
Me encanta aún más imaginar.
Me fascina mirar al futuro y verte.
Me enloquece  pensar que ya no estarás.
Me matas, de verdad, me matas si te vas.

More

se nos muere

Yo voy por las noches volteando a la luna y
buscándole una razón a este amor incauto;
tú vas por los días sin dar una y
caminando al son de tu adiós ingrato.

Yo tengo tu última sonrisa en un suspiro;
tú guardas un beso mío entre tu suela y el piso.

Yo le pido un minuto más contigo
al cielo, a Dios, o a yo quién sé;
tú apresuras tu paso sin decir
a dónde, sin decir por qué.

Yo me esfuerzo por esconder mis lágrimas, mi orgullo;
tú te esmeras en quitarme lo único que me queda tuyo.

Yo ya no encuentro mis ganas
de vivir, de seguir si no estás tú;
Tú aquí como siempre ganas,
te vas con mi vida, mi luz.

More

mar de costumbres

Levanto el semblante,
mi corazón duro.
Mis ojos son mares
y en ellos me hundo.

La soledad llama
y el aire me grita.
Vivo en eclipses de
ausencias malditas.

Escucho tu voz
en mis tardes de invierno.
Mis noches son frías,
los días, infiernos.

Tu ausencia me pesa,
y el tiempo me engaña.
Te borra mi mente,
y mi boca te extraña.

Persigo tu sombra
y termino perdido.
Creció la distancia,
mas no el olvido.

More