Me gustas.
Me gustan tus besos,
siempre en el momento.
Me gustan tus abrazos,
tan cálidos, tan perfectos.

Me encantas.
Me encanta tu voz,
como acaricia mi oído.
Me encanta tu ímpetu,
tan dulce, tan distraído.

Me fascinas.
Me fascinan tus ganas,
siempre ahí, permanentes.
Me fascina tu sonrisa,
alegre, constante.

Me enloqueces.
Me enloquecen tu aroma,
tu piel, tu pelo.
Me enloquecen tu boca,
tus ojos, tus celos.

Me matas.
Me matan tus dudas,
tu inseguridad.
Me mata tu desconfianza,
tu frialdad.

Me gusta tanto quererte.
Me encanta aún más imaginar.
Me fascina mirar al futuro y verte.
Me enloquece  pensar que ya no estarás.
Me matas, de verdad, me matas si te vas.