Quisiera que en el fondo se tomara un tiempo para recordar cuánto me importa, y decirle que está bien dejar de mirar a todos lados para volver a vivir en el presente. Quisiera que supiera que cuando se mata algo es imposible difícil poner tu fé en ello sin salir lastimado. Quisiera que omitiera mi estupidez, pues en mi afán de conocerla cavé más hondo de lo necesario y terminé siendo quien no soy. Quisiera que negara conocerme, que me recordara simplemente como otro que se fijó en ella. Quisiera ver esa sonrisa tan distinta, mientras se despide de alguien que se cruzó por su camino. Quisiera poder borrar memorias de sus ojos. Y aún así, quisiera abrazarla, reconfortarla y darme confianza, para así poder dormir en un mundo distinto, en donde la realidad sea nada, pero suficiente para dejar de soñar.

El norte no va a estar arriba, va a ser todo sur.
NTVG