Puedo apuntar mis ojos a tu sol
volando apasionado por tu brisa,
con mis sueños que observan tu sonrisa
y la espera a fe ciega de tu amor.

Puedo escribir más de una vez tu nombre
resaltando ese encanto que deleito,
con mi boca dispuesta a pronunciarlo
mientras grita extasiada que te quiero.

Puedo invitarte a detener el tiempo
que la vida me dejó al conocerte,
con mi cara naufragando en tu pelo
que me pide a tu lado para siempre

Puedo poner la luna de testigo
y mi mente que se hace solo tuya,
con mi vida abrazando tu destino
que él mismo ya se entrega en tu dulzura.