Cruzamos miradas y creamos un mundo, me llenan de cariño tus ojos pero también de curiosidad,
curiosidad por conocerte, por saber aún más de tí y enamorarme de tu perfección.

Tienes una mirada hermosa, una mirada que con un parpadeo y un vistazo me cautiva y me deja mudo. Es increíble como esa sonrisa que revolotea al reír al compás de tus ojos tan hermosos puede sacarme de mi mundo y llevarme por completo al tuyo, ese mundo en el que me gusta estar, en donde soy feliz.

Un cruzamiento de miradas contigo es mas allá de solo ver, es compartir
y poco a poco hacer aún más grande esto que siento por tí.
Solo te pido que no dejes de brindarme esa serenidad que hay en tus mares de inspiración, que al voltear hacia los míos me brindan esa serenidad que me hace darme cuenta que estás ahí cuando más necesito de ti.