Creo que sería imposible contar cuántas veces me atrapa tu sonrisa,
pero sí te puedo decir que por cada una de ellas mi corazón te quiere más. Cada que veo en tí esos labios haciendo un gesto me siento tan afortunado;
Me creaste una adicción, una adiccón a ver tu cara, a besar tus mejillas, a quedar sin palabras con cada caricia, me hiciste adicto a cada parte tuya, me hiciste adicto a tí.

Por cada sonrisa me dan ganas de darte un pequeño beso, de demostrarte
cuanto te quiero, de decirte todo lo que siento por tí y de explicarte lo
importante que has venido a ser en mi vida, gracias por tantos bellos momentos.