Y tu mirada me derrite
y a la vez me congelas
y otra vez volteas
y el ciclo se repite.

Y todas las mañanas
espero para verte pasar
para que me hagas volar
para que me hagas soñar.